• Contactar con Nosotros
  • Icono Issuu
  • Icono Vimeo
  • Icono Instagram
  • Icono Twitter
  • Icono Facebook
  • Cine TEA
  • Visitas y Talleres
  • Area 60
  • Centro de Fotografía
  • FotoNoviembre
  • Biblioteca de Arte

El fin del mundo como obra de arte

TEA Tenerife Espacio de las Artes inaugura este viernes [día 22] a partir de las 20:00 horas la exposición Lecturas de la Colección. El fin del mundo como obra de arte. Esta muestra presenta a una veintena de autores con obras procedentes de las colecciones de TEA Tenerife Espacio de las Artes y se podrá visitar de martes a domingo de 10:00 a 20:00 horas. 

"En su ensayo narrativo El fin del mundo como obra de arte (El Acantilado, 2007), el filósofo catalán Rafael Argullol utiliza diversos personajes históricos o mitológicos -Prometeo o Fausto, entre otros- abocados a un destino incierto o con "voluntad espectral". Sus ciegas esperanzas de futuro y su voluntad de perfección se trocaron en espejismo o inalcanzable utopía, y sus vidas, en fin, asumieron una renuncia y autodestrucción que bien pudiera asimilarse a los destinos de un gran número de hombres y mujeres de las sociedades contemporáneas. "La fundación del hombre es -argumenta el filósofo- la enunciación de su mito como criatura distinta, separada, capaz a su antojo de las mayores creaciones y destrucciones".

Este relato crepuscular sirve como punto de partida para reunir un  conjunto de obras de arte y de autores que, a su manera, han concebido una idea de fin del mundo a través de sus obras. Es decir, una simulación o representación de la naturaleza sacrílega del ser humano en su huida hacia la autodestrucción y el fracaso. Un monumento a la nostalgia. Una imagen de la agonía y de la asimilación de su propio destino trágico. Una asunción terrible: la de su derrota. Una incapacidad esencial: la de dar respuesta a las preguntas fundamentales de su existencia. Pero contrariamente a su lema, esta exposición con obras procedentes de la Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes no persigue una secuencia de imágenes apocalípticas o terminales, sino más bien de creaciones que, de una u otra manera, aportan imaginación poética y destreza metafórica a la imagen del fin del mundo a través del drama de la condición humana y de lo que el filósofo denomina sus efímeras ilusiones de triunfo:  "Nuestra cultura espectral debe mucho a esta creación de frontera, a este modo de tender puentes sobre el vacío desconociendo si llegará jamás a la otra orilla. O tal vez, sabiendo de antemano que no la alcanzará, pero excitándose con la idea misma de la construcción".  

Isidro Hernández, Conservador de la Colección de TEA