• Contactar con Nosotros
  • Icono Issuu
  • Icono Vimeo
  • Icono Instagram
  • Icono Twitter
  • Icono Facebook
  • Cine TEA
  • Visitas y Talleres
  • Area 60
  • Centro de Fotografía
  • Amigos de TEA
  • Biblioteca de Arte

Al desnudo. Colección Ordóñez Falcón de Fotografía

Un total de 93 obras fotográficas y cuatro vídeos componen la exposición Al desnudo. Colección Ordóñez Falcón de Fotografía que podrá verse en la sala B de TEA Tenerife Espacio de las Artes del 18 de septiembre al 18 de enero.

En esta nueva propuesta que ofrece el centro de arte contemporáneo del Cabildo de Tenerife vinculado a la Fundación COFF podrán verse trabajos de los siguientes autores: Adel Abdessemed, Marina Abramovic, Dieter Appelt, Nobuyoshi Araki, Hans Bellmer, Christina Benz, Ruth Bernhard, Bill Brandt, Koos Breukel, Anton Bruehl, Francis Bruguière, Harry Callahan, Toni Catany, John Coplans, Bruce Davidson, Naia del Castillo, John Engström, Manuel Falces López, Joan Fontcuberta, Alex Francés, Carmela García, Emili Godés, Candida Höfer, Craigie Horsfield, George Hugnet, Paul Kooiker, Rudolf Koppitz, Ingar Krauss, Man Ray (Emmanuel Rudzitsky), Robert Mapplethorpe, Ana Mendieta, Daido Moriyama, Irving Penn, Antonio Perumanes, Iñigo Royo, Tomio Seike, Andrés Serrano, Aaron Siskind, Kiki Smith, Sasha Stone, Jindrich Styrsky, Val Telberg, Spencer Tunick, Ulay (Frank Uwe Laysiepen), Eulalia Valldosera, Carla van de Puttelaar, Mayte Vieitia, Edward Weston y Joel-Peter Witkin.

 

            La relación de la fotografía con el desnudo ha estado marcada en todo momento por la atribución de objetividad y realismo que siempre se ha dado al medio fotográfico, por el peso que en ella tiene la función social o los diferentes usos que se le pueden otorgar, por su fuerte vinculación con el voyeurismo, por su relación con el consumo masificado de imágenes y con la construcción y difusión de estereotipos, así como por el hecho de que se tienda a considerar que una fotografía genera una acción refleja en el espectador, sin la mediación o neutralización de otros medios, como la pintura o la escultura. Todo ello ha hecho que el desnudo encontrara en la fotografía un terreno tan privilegiado como problemático para su desarrollo y expresión. El medio fotográfico por su parte, ha encontrado en el desnudo, un ámbito privilegiado de indagación y experimentación.

 

           Desde sus inicios y hasta el pictorialismo, el desnudo fotográfico se mantuvo apegado a la tradición del arte occidental, a la idealización del cuerpo y a las bellas formas. Con la entrada del siglo XX, la fotografía de desnudo sufre profundos cambios, en paralelo a la evolución del propio medio fotográfico. La fotografía modernista, tanto en Europa como en Norteamérica, hace del cuerpo desnudo un territorio privilegiado de experimentación formal, a través del grafismo, la abstracción y el juego de volúmenes, luces y sombras. En el seno de las vanguardias históricas, el surrealismo convertirá la mujer, el sexo y el erotismo en sus temas principales, siendo el desnudo uno de sus campos naturales de expresión e investigación. A través del lenguaje y la materia fotográfica someterán la representación humana a una auténtica revolución. Desde finales de los años sesenta, los artistas del cuerpo y la teoría feminista del arte, procederán a revisar críticamente la tradición y la historia del desnudo, a través de una política radical de los cuerpos. A partir de los años noventa estas tres líneas - el formalismo, el surrealismo y el feminismo - coexisten, actualizadas, en un contexto de clara exacerbación y multiplicación del desnudo.

Alberto Martín*

*Fundador del Centro de Fotografía de la Universidad de Salamanca. Actualmente es comisario y crítico de arte.